Lecturas de Verano – El juego de Ender.


Ultimamente me está costando bastante escribir entradas en el blog, aunque muchas de ellas ya los tengo preparados a falta de revisar. ¿Falta de motivación? Probablemente. Lo que inicialmente fue un Blog para hablar y mostrar lo que hago y veo, lo enfoqué demasiado a temas tecnológicos de productos con los que trabajo cada día. Ahora que se cierran los buenos proyectos me quedo un poco colgado. Sin cosas interesantes que aportar y enseñar.

Os recomiendo el siguiente libro que este verano deboré en cuatro tardes:

El juego de Ender de Orson Scott Card.

Otro de esos libros que llegan por casualidad a mis manos, ….. o no. Había visto el segundo trailer de la película y pensaba que era una candidata para estas navidades ir al cine, pero ordenando libros y películas en casa lo descubrí, si tengo el libro. Me faltó decir ¡Ah! ¿Pero hay un libro?. Aprovechando la semana de vacaciones en la playa, mientras el resto dormía la siesta me lo ventilé. Me ha absorvido desde el primer capítulo, desde las primeras páginas. Genial, absolutamente genial.

Ender es un TERCERO. Si, lo he dicho bien, un TERCERO, Andrew “Ender” Wiggin, que es su nombre, es un niño de seis años en un mundo futuro en el que solo se pueden tener dos hijos. Vive con sus padres y dos hermanos mayores superdotados bajo la constante amenaza de un nuevo ataque de una raza extraterrestre conocida como los insectores.

Su existencia está destinada a ser el mayor estratega militar de toda la historia para derrotar al enemigo. Será seleccionado pra ingresar en la “Escuela de Batalla” donde recibirá un adiestramiento despiadado como guerreros y estrategas con la finalidad de dirigir a las fuerzas terrestres.

Bajo este argumento el autor nos muestra con una gran agudeza psicológica, los sentimientos del personaje principal, la educación, formación y el adiestramiento que recibe Ender, la evolución de su personalidad, sus miedos, su vacio interior, como va creciendo y evolucionando su personalidad, no hay que olvidar que es un niño obligado a madurar a gran ritmo y a tomar decisiones que cualquiera sería incapaz de tomar.


Otro detalle oscuro del libro es el adiestramiento de niños-soldado, justificado por la propia supervivencia de la especie, como ejemplo. ¿En que lo diferencia a cualquier niño de la guerra?

No os lo perdais. Aunque creo que las últimas trenta páginas Holiwood se olvidará de ellas.

Saludos robeznos.

Anuncios

Publicado el 14/10/2013 en Libros y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

masrobeznoquenunca

Comparto lo que hago y lo que veo.

El camino de un ITPro

El camino de un ITPro

adumont

Just another WordPress.com weblog

Marco Antonio's space

Una mirada dentro de mis ratos libres...

Marcelo Ruiz

Network and SocialMedia

A Digital Frontier...

Blog personal de Robert Garrandés Simancas ("Versión Beta")

enero11

Literatura para romper el tiempo.

A %d blogueros les gusta esto: